lunes, 16 de abril de 2018

4 poemas de Hwang Ji-Woo






POR ESTA PUERTA


Si entras por esta puerta, encontrarás un espacio ancho
y si sales por esta puerta, encontrarás un lugar estrecho
porque en esta puerta reside la religiosidad:
Una hierba refleja
la totalidad de la hierba
Con venir de sí mismo
se puede ir y venir muy lejos,
muchos kilómetros
Cada vez que como, doy de comer a una paloma
echando una tercera parte de mi pan
y estoy encerrado
mientras encuentro mi cuerpo cada vez más transparente
Oigo mucho ruido del aleteo de los pájaros
que han entrado secretamente en mi tórax
Quisiera bajar
en una tierra cristalina


MEMORÁNDUM PARA EL ECO

Oh, hierba verde que brota y que se enciende
dentro del fuego, igual que mi cuerpo y alma encendidos
y borrachos por el vino. Ahí cerca, muy cerca
ahí donde, debajo del seto verde, se oye apenas el sonido
del agua más lejana
                                   (¿Dónde nos enterrarán o en qué valle nos oirán?)
saltan a la comba dos arcoíris
Y a su alrededor está colgada mi vida y su mundo



FLORES DE CEREZO BAJO LA LÁMPARA DE VAPOR DE MERCURIO

Florecían os cerezos
en la cuesta del parque de Sachik
y esto me daba tanto dolor
que me quedé locamente embriagado
por no poder aguantarlo más.
Las flores brotaron del más allá
para pasear por aquí bajo la lámpara de vapor de mercurio
para pecar, porque pecar bajo la lámpara es lo más hermoso que
hay en el mundo
por ejemplo, para besar a quien quiera
o romper la botella de aguardiente para marca la memoria de
         esta noche primaveral tan hermosa

Era algo así como aquel sentimiento de culpabilidad de que te
            morías
después de tu primera experiencia de masturbación en tu
            adolescencia
Y cuando caían todas las flores de una forma horrenda
como aquellas gotas de pecado que caían encima del excremento
yo ya sabía
que un día acabaría así mi vida

Ahora estoy añorando aquel pecado irrecuperable
esa luz criminal
que me dice por fin que la deje

Quisiera felicitarla, es lo único que quiero
este amor tardío
que despido hoy
y miro arriba como si fuera por primera vez
la lámpara de mercurio entre las flores de cerezo
que ha iluminado más esplendorosa esta vida mía.



EL MAR ILUMINA AL ANOCHECER

Un chorlito está de pie con una pata larga y mira de reojo
          distraído
y somnoliento el mar que ilumina más al anochecer.


**Hwang Ji-Woo, no brilla la luz verdadera, Bajo la Luna, 2011,Traducción de Yong-Tae Min



No hay comentarios:

Publicar un comentario